Todos los días leía el libro desde el principio hasta el punto en el que había venido a escribir, y todos los días me detenía porque todavía iba bien y sabía lo que sucedería después.
El hecho de que el libro fuera trágico no me hizo infeliz porque estaba convencido de que la vida es una tragedia y sabía que solo podía tener un final.